Seguidores

jueves, 7 de noviembre de 2013

EL COLOR EN LA RAZA ESPAÑOLA

EL COLOR EN LA RAZA ESPAÑOLA

La raza española comenzó como un canario básicamente verde,  en cuanto está  estrechamente vinculada a la forma ancestral, pero sabios criadores han logrado insertar en esta ave, al igual que en muchas otras especies, nuevas mutaciones resultado de los estudios genéticos y una cuidadosa selección.
Las mutaciones de colores han afectado a casi todas las especies de aves criadas, desde  los indígenas a los exóticos, desde los  canarios hasta las cotorras, etc. El criador, a menudo exagera  algunos factores, incluso es capaz de eliminar casi todos los colores en el color de las aves y solo dejan uno, piénsese en conseguir un jilguero todo con solo la máscara roja.
Una vez dicho esto, puedo decir que muchas mutaciones también han afectado a nuestro pequeño canario,  seguramente  trasladados de los canarios de color. Entre los colores más comunes que se pueden encontrar mirando por las exposiciones están:
- CANELA: BRUNO o ISABELA.
- PIZARRA.
- AGATA.
- MARFIL.
No se mencionan el amarillo y el verde porque son los colores de partida y los más extendidos.
En los canarios de raza española no interesa el color ni el dibujo melánico ni la intensidad del lipocromo, etc. pues aunque las mutaciones de color puedan estimular y despertar la curiosidad del espectador que acude a las exposiciones, no son esenciales para obtener unos buenos resultados en los concursos, o al menos así es como debe ser, aunque es un elemento importante que puede influir según mi opinión, en igualdad de otros elementos de juicio.
La valoración de un buen ejemplar se hace realmente sobre parámetros tales como la talla, la cabeza, el cuello, el cuerpo, etc. y no ciertamente el color.
Veamos ahora algunas de las diversas mutaciones comenzando por el canela (Isabela o bruno) que es sin duda una de las más interesantes junto con el marfil, especialmente para el plumaje ya que las plumas son más estrechas y sedosas, y dan al canario un aspecto más compacto y al mismo tiempo más delgado.  Los ejemplares con esta mutación se utilizan a menudo para arreglar el plumaje de canarios que necesitan pequeños retoques. 
El factor canela (bruno o Isabela)  es un factor ligado al sexo que se trasmite de manera directa por un macho canela o por un macho portador, y de manera indirecta por una hembra canela de la que saldrán todos los hijos machos portadores de canela.
Este factor puede permanecer en estado latente en algunos machos portadores y manifestarse en cualquier momento cuando se acoplar con una hembra normal; y cuya descendencia será de un 25% de hembras canela, otro 25% de machos portadores y un 50% de machos y hembras que no están afectados por el factor canela. Estos porcentajes son teóricos, pues personalmente con un macho portador obtuve un año una sola hembra canela, mientras que al año siguiente obtuve cuatro hembras y varios machos portadores (los machos portadores se distinguen porque en el nido tienen los ojos rojizos).
 
Entre los canarios de fondo blanco mi favorito es el ardesia, ya que puede manifestar un plumaje  de color uniforme  y un estilo que no tiene nada que envidiar a uno verde.  Los ejemplares con este color suelen tener mucha elegancia dando la impresión a quien los observa, de un canario gracioso, muy pequeño y claramente delimitado entre los sujetos típicos de esta raza.  
El efecto del factor marfil, entre los lipocromos, se puede comparar al efecto del  canela en los canarios melánicos. Muy a menudo se utiliza

para mejorar canarios amarillos cuyo lipocromo está un poco lavado.  Hablando con criadores de canarios de color he podido aprender que para dar mayor lipocromo a los canarios amarillos se introducen canarios con esta mutación, aunque en algunos casos se pierde el famoso amarillo limón y sale un amarillo ocre,  pero esta introducción es esencial cuando se quiere mejorar un criadero que tiene carencia de lipocromo. Este factor también está ligado al sexo.
            Finalmente he de mencionar el ágata ya que este año he visto muchos ejemplares sensacionales en diversas exposiciones. El color típico de esta mutación es muy similar a la “piedra de ágata” y le da al ejemplar mucha elegancia. Este factor también está ligado al sexo.
            Todos estos colores sirven para llevar nuevos estímulos a la cría de la Raza Española y para aportar nueva sangre en los criaderos en los que se introducen estos colores, pero no hay que olvidar que si no se introducen con el debido conocimiento se pueden aumentar exponencialmente los defectos.
Pasquale IOVINO.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

RAZA ESPAÑOLA
EL ACOPLAMIENTO IDEAL
        He visto en la página web del “Club italiano Razza Spagnola  este artículo sobre algunos aspectos de los acoplamientos del canario de Raza Española. Como me parece muy interesante y de gran utilidad para los aficionados a esta raza, es por lo que lo he traducido y lo presento aquí.  
Para la reproducción utilizar canarios nevados es una ventaja indiscutible. En los ejemplares intensos que se obtengan seguramente habrá una mejoría del plumaje. Si se empareja nevado con nevado seguramente habrá un empeoramiento.
Lógicamente la mejor unión debe ser intenso con nevado, pero en mi humilde opinión, esto no siempre es cierto para llegar obtener pájaros que  sobresalgan  en las exposiciones.
Personalmente opino que el  mejor acoplamiento es intenso con semi-intenso, y a veces intenso con intenso, especialmente en aquellos ejemplares que posean un buen plumaje, muy compacto,  sin la típica corbata en el cuello,  sin el pequeño golpe de viento en el pecho y  sin partes libres de plumas, especialmente en la parte posterior del ojo.
 
Antes de iniciar el análisis de los emparejamientos me veo en la obligación de decir que de una pareja de baja calidad, lejana de las características exigidas en el estándar, difícilmente se pueden obtener buenos resultadosya que carecen de losrequisitos mínimos y esenciales para iniciar el proceso necesariode mejora del  criadero.
       Para comenzar a criar esta maravillosa raza, como cualquier otra raza, hay que empezar con pocas parejas que provengan de algún criador que regularmente obtiene buenos resultados en los concursos y que tiene una cepa bien establecida. Se debe comenzar con el emparejamiento clásico de intenso con nevado.  De esta unión seguramente se obtendráalgunos buenos ejemplarles con un buen plumaje, aunque tal vez un poco grandes de tamaño, pero sobre ellos debemos de trabajar evaluando las características de cada uno.
         Descartaremos todos los ejemplares que superen los 12,5 cm y todos aquellos que tengan unas patas muy largas, así como el plumaje descompuesto, sean intensos o nevados.
Después de esta primera selección, tendremos un grupo, a menudo limitado en el número de ejemplares, con los que se puede iniciar nuestro camino para mejorarlos según el estándar.
Siempre se debe hacer una especial autoevaluación y autocrítica en la que nunca se debe sobrevalorar a  los ejemplares, y en la que no cabe la compasión frente a los canarios que no reflejan, en principio, el criterio que la normaexige. En cuanto seamos demasiado indulgentes no llegaremos nunca llegaremos a hacer la selección necesaria para llegar a la meta prefijada.
         Haremos  dos grupos, uno con los intensos y otro con los nevados y seminevados, teniendo cuidado en no confundirnos; cuando sea la época de formar las parejas cogeremos ejemplares intensos de pequeña talla, con un plumaje aún por mejorar y los emparejaremos con canarios nevados de optimo plumaje  y de una talla no excesiva. Los canarios intensos de óptimo plumaje y con patas perfectas los emparejaremos con los ejemplares semintensos de las mismas características.
         Después de esta segunda fase de emparejamientos deberemos empezar a obtener algunos ejemplares interesantes por su plumaje y  por su talla.
         Al tercer año, si hemos trabajado bien los años precedentes podríamos intentar unir intenso con intenso con aquellos ejemplares que nos permitan tal unión, o sea con las características mencionadas anteriormente en este artículo, para intentar reducir la talla.
         En todo lo que se ha dicho anteriormente y sin querer ser contradictorio, no hay que dejar de hacer el emparejamiento clásico de intenso con nevado ya es el acoplamiento que garantiza el mejor resultado respecto al plumaje y por tanto es necesario para tener un criadero de canarios con un plumaje excelente.
         Hay otros factores que pueden influir positivamente, si se hacen con el debido conocimiento, en la selección del canario de Raza Española. Me estoy refiriendo a las diversas mutaciones de color, pero esto es un aspecto que merece un tratamiento aparte.
         Con este artículo he querido contribuir a la divulgación de esta minúscula raza de aspecto un tanto delicado pero que delicada no es.
Pasquale IOVINO 

lunes, 2 de septiembre de 2013

  SELECCIÓN DEL PLUMAJE EN
 RAZAS INGLESAS PESADAS
            “En todos los acoplamientos el criador debe cuidar al máximo la elección de la pareja de reproductores en cuanto al tipo de plumaje. Las posibilidades son  varias, o los dos con las plumas de mediana longitud;  o uno con plumas largas acoplado con otro de plumas de mediana longitud o cortas”.
            Este texto pertenece a un libro de comienzos del siglo XX sobre los canarios ingleses,  y en él ya se está haciendo referencia a la importancia de seleccionar los reproductores según su tipo de plumaje.
            En alguna de las llamadas razas inglesas pesadas: Norwich, Crest, Border, York, Lancashire, y en algunas ligeras como el Gloster no está muy claro que es eso de plumaje largo, corto, etc.
            En otros muchos tratados y artículos se dice que hay que cruzar intenso con nevado. ¿Se está hablando de lo mismo?
 
            Cuando comencé a criar Norwich buscaba  canarios intensos para echar con mis nevados. Pero esos cruces no eran siempre buenos en cuanto a los resultados de la calidad del plumaje. Algo fallaba. Busqué información hasta que por fin la encontré en la revista belga de la AOB.
Para poder entender bien todo esto de acoplar pluma larga con pluma corta, o plumaje intenso con plumaje nevado, que es algo que se dice tambiénen muchas ocasiones, vamos a ver con detalle la estructura del plumaje. Hay razas en las que está muy claro lo que se quiere decir al hablar de cruce de intenso con nevado; pero hay razas en que eso ya no está tan claro. (Lo que sigue es una traducción de un fragmento del libro de Umberto Zingoni: Canaricoltura, un libro que lo trata de forma exhaustiva y clara)
En el canario salvaje, como en todas las especies de aves del mundo, las características de las plumas, zona por zona, son prácticamente iguales  en todos los individuos, sencillamente porque son las mejor adaptadas al ambiente en el que la especie vive y se reproduce.
Naturalmente existen unas mínimas diferencias entre unos ejemplares y otros, debidas a la variabilidad de cualquier especie, pero se trata de diferencias que permanecerán siendo mínimas en virtud de los acoplamientos casuales que son la regla en todas las especies salvajes.
Sin embargo, el hombre, en los varios siglos en los que ha criado al canario, ha variado estas reglas, porque  seleccionando los ejemplares que tenían un cierto tipo de plumaje más o menos rico que el de la especie salvaje, ha llegado a crear dos tipos diferentes: uno constituido de plumas máximamente desarrolladas en la superficie del vexilo  y pobres en pigmentación, y otras que son exactamente opuestas. 
Nacieron así los dos tipos de plumaje: de tipo nevado y de tipo intenso, con toda la serie intermedia.
 
 La mayoría de las veces la pluma intensa es tal por dos factores: por la alta cantidad de lipocromo que colorea todo el vexilo y el menor desarrollo de las barbas y bárbulas.
 
La pluma nevada es tal por los dos factores contrarios: por la ausencia de lipocromo en la punta de la pluma y por un mayor desarrollo de las barbas y bárbulas.
La selección ha hecho que en ciertas razas los factores anteriores, color y estructura de la pluma, se distribuyan de modo diferente, se puede tener, por ejemplo, pluma rica en lipocromo (color intenso) y a la vez con barbas y bárbulas muy desarrolladas (estructura nevada) y viceversa.
Para evitar equívocos debido a lo dicho anteriormente, es conveniente atenerse a la siguiente terminología.
Pluma intensa y pluma nevada, para indicar respectivamente la asociación (más frecuente) de la máxima expresión del color y el mínimo desarrollo del vexilo; y la asociación (más frecuente) de la mínima expresión del color  y el máximo desarrollo del vexilo (barbas largas con bárbulas muy desarrolladas.
Pluma de color intenso y pluma de color nevado, para indicar exclusivamente la distribución del color. En una pluma nevada característica un pequeño trozo del ápice de la pluma no tiene casi pigmento, sea lipocromo o melánico, de forma que el plumaje asume el aspecto de estar débilmente nevado o enharinado.
 
Pluma de estructura intensa y pluma de estructura nevada, para indicar el grado de desarrollo del vexilo.  La pluma con estructura nevada tienen barbas claramente más largas que las plumas de estructura intensa, con lo que hay una sensible diferencia en longitud, que justifica la denominación más adecuada de pluma ancha pluma estrecha.
Y aunque a menudo se dice que la pluma intensa es estrecha, hay muchos casos en que es ancha, incluso llega a ser muy ancha.
 
Estos dibujos representan tres plumas tomadas dos de ellas  de las cabezas de canarios Rizados del Norte (la de la izquierda y la del centro) y de un Verdecillo (la de la derecha)
 
La pluma de estructura intensa se caracteriza por una queratinización más densa, con barbas cortas, bárbulas delgadas y limitadas a las proximidades de la barba, de ahí la máxima concentración de color lipocromo.
La pluma de estructura nevada se caracteriza por todo lo contrario: por barbas largas, bárbulas abundantes y extendidas a casi toda la barba, abundante en número de elementos y en vaporosidad.
La mayor longitud de las barba y la abundancia de bárbulas hacen que la pluma de este tipo se más grande y vaporosa que la de estructura intensa. Por esta razón también se denomina a este tipo de pluma con los términos de: sedosa, blanda, ligera, suave, vaporosa, etc. y en contraposición los términos: dura, áspera, corta, cerrada, fuerte, seca, etc. se reservan para el plumaje de estructura intensa.
 
 
Las aves silvestres tienen un plumaje de estructura nevada, pero no excesivamente,  como se ve en el dibujo de la pluma del verdecillo. La máxima expresión del plumaje nevado o intenso se da en las aves criadas en cautividad y seleccionadas por el hombre en un intento creativo y expositivo.
La distinción del plumaje en intenso y nevado se complica porque entre estos dos extremos hay toda una secuencia de tipos intermedios a los que se denomina: semiintenso, seminevado, semiduro, etc.
En las razas inglesas de talla media y grande es muy normal que los ejemplares tengan plumas de color intenso y de estructura nevada, debido a la selección prolongada que ha efectuado el hombre.

El mejor criterio para ver el tipo de plumaje que tiene un canario es observar una pluma tomada de la cabeza. En las razas moñudas la pluma no se debe tomar de la moña, sino de la parte posterior del cuello donde llega la moña.

Los problemas para realizar los acoplamientos en las razas de abundante plumaje, en las que no se sabe si el color de la pluma, intensa, nevada o semintensa, se corresponde con la misma estructura, disminuyen al conocer ésta.  El método es simple: a cada ejemplar se le arranca una pluma del mismo lugar de la cabeza o cuello (pues son las plumas en las que mejor se notan sus características) y se colocan sobre una cartulina sujetadas con un papel adhesivo.
Cada pluma estará en alguno de los siguientes grupos independientemente del color que tenga
ESTRUCTURA DE LA PLUMA

ESTRUCTURA MUY INTENSA
ESTRUCTURA INTENSA
ESTRUCTURA SEMINTENSA
ESTRUCTURA NEVADA
ESTRUCTURA MUY NEVADA
Anilla nº
Anilla nº
Anilla nº
Anilla nº
Anilla nº
 

 A la vista de las estructuras del plumaje los emparejamientos son más fáciles. Nunca se debe echar Nevado con Muy Nevado, ni Muy Intenso con Intenso. Hay que ir buscando una compensación y un equilibrio: Intenso con Nevado, Semintenso con Intenso, Intenso con Muy Nevado, etc.
El cruce de Muy Intenso con Intenso solo se debe hacer de manera muy ocasional, para tener ejemplares con plumaje muy corto que luego utilizaremos para acortar el de ejemplares Muy Nevados. Igualmente el cruce de ejemplares Nevados con Muy Nevados solo se debe hacer muy ocasionalmente para intentar ganar  volumen y redondez en las crías; crías que luego habrá que cruzar con Semintensos  o Intensos para devolver el equilibrio a la pluma.
En todo esto de los cruces de los canarios para tener un buen plumaje aún no he mencionado nada del color de la pluma, que también tiene su importancia, aunque no tanta como la estructura de las plumas.
La presencia de melanina  aumenta la densidad de la queratinización, de forma que una pluma verde, en igualdad del resto de condiciones, es más fuerte y robusta que una que solo tenga lipocromo (color amarillo o blanco). Los acoplamientos de un macho  pintado intenso, con una hembra nevada unicolor (o el acoplamiento inverso)  son muy aconsejables  para mantener las buenas características del plumaje.
 
 
Conviene tener siempre a disposición, buenos ejemplares verde intenso, tanto de color como de estructura del plumaje. En un criadero de amarillos, si no se utilizan los verdes o los pintados, el plumaje poco a poco degenera y pierden robustez y vivacidad.
   
El factor bruno o  Isabela es muy útil para mejorar la calidad del plumaje. Los repetidos cruces entre isabelas o brunos hacen disminuir la talla, afinan al pájaro estrechando la espalda  y alargan la cabeza, por lo que estos cruces deben ser hechos con cautela y precaución.
 
El factor bruno o Isabela ya se viene utilizando desde casi su aparición. En los tratados del siglo 19 ya se mencionan los pájaros con este plumaje y su utilidad para mejorar la calidad del plumaje en criaderos en los que está deteriorado. 

miércoles, 21 de agosto de 2013

¿CON QUE FIFES ME DEBO QUEDAR?
2ª Parte
Terry Kelly es un prestigioso criador británico de Fife. Ha escrito y producido numerosos trabajos sobre esta raza. El artículo que sigue es una traducción de uno de sus trabajos más interesantes sobre como realiza él la selección de sus Fifes.

      En la primera parte de este artículo hice hincapié en la importancia del tipo y del tamaño (también me refiero a la amplitud cuando digo tamaño) en un canario Fife de exposición. Sin estas dos cualidades, sobre todo el tipo, un Fife no tendrá ninguna oportunidad frente a los jueces. Estas dos cualidades son las que busco en un primer momento cuando hago la selección de los ejemplares con los que me voy a quedar. En la 1ª parte de este artículo dije que había seis aspectos que examino para escoger mis canarios. Las cuatro restantes, además del tipo y del tamaño son:
-      Alas y cola.
-      Color
-      Posición.
-       Calidad. 
Unas alas pobres  y malas arruinan a cualquier pájaro sea cual sea su raza.
       Hace algunos años algunos Fifes tenían las alas caídas y otros levantadas. Hoy esos defectos han sido eliminados y la mayoría de los Fifes tienen unas alas decentes. Lo que busco en las alas es que se vean lo menos posible porque si no no encajan en el concepto global de redondez.
 Si tienen la espalda completamente redonda, pero la redondez no llega a la rabadilla, entonces las alas serán prominentes y se verán demasiado; si la redondez de la espalda es completa y llega a la rabadilla, las alas solo mostrarán las puntas.
 
 Entonces es cuando tendremos la forma general redonda que estamos buscando.
De manera similar una mala cola arruina un buen Fife.
Una cola amplia resta valor a la anchura de los hombros y hace que se vean estrechosTambién hace que el nacimiento de la cola parezca demasiado grande. Al igual que cualquier otro fallolas aves con este fallo deben ser desechados - a pesar de que es posible trabajar en una mala cola si el ave tiene otras cualidades de exhibición.
 
De vez en cuando un pájaro  mostrará un ala mal; yo tuve un casohace un par de añosEl ala se cayó pero por lo demás el canario era un Fife de primera clase nacido  de buenos padresSushermanos no mostraron tales fallos. Como consecuencia de ello le he mantenido que, ya que sin este fallo habría sido un ejemplar de primerísima clase. Todos sus hijos tenían alas perfectas. Al igual que con todos los fallossi son de menor importancia  los ejemplares pueden ser utilizados para la cría.  Así que siempre se debe analizar el potencial de reproducción de cualquier ave antes de tomar una decisión, sobre todo si los hermanos de esa ave no tienen ningún defecto.
 
COLOR.
Con esto me refiero a la profundidad y calidad del color, sobre todo en la línea clara.

         En los claros se debe buscar ese hermoso color amarillo profundo como el del botón de oro del ranúnculo, sobre todo en los machos de color amarillo, pero incluso las hembras claras deben tener un fondo de ese color amarillo botón de oro del ranúnculo.
 

Una vez que ha sido establecida una línea de Fifes claros y ligeramente manchados, debe ser fácil identificar a los machos y a las hembras amarillas y ligeramente manchadas por el color; esto es debido a que los machos tendrán el color más profundo, son un poco más grandes y no son tan redondos. Pero no se puede aplicar este criterio en una exposición ya que los diferentes aficionados tienen diferentes calidades de color. A veces no es fácil distinguir un macho de una hembra, aunque un color pobre en una clase de machos claros o es una hembra, o hay que señalar en la jaula que está bajo o pobre de color.
         Una manera de detectar una hembra amarilla clara en una clase de machos es observar el anillo más claro, como de escarcha, que hay en la parte posterior del cuello, justo antes de que comience el arco de la espalda.
         En la exposición de pájaros del Reuno Unido del año pasado, un amigo me mostro un macho amarillo. Estaba muy contento con él y estoy de acuerdo que era un pájaro precioso, pero le dije que era una hembra. Por la forma y el movimiento parecía una hembra, y en un examen más minucioso le mostré el anillo de plumas ligeramente nevado de la parte posterior del cuello. Cuando volví a verle en la primavera me dijo que aquella ave ya tenía huevos.
         Mi otra línea principal es de color verde esparrago / muy manchado. En este caso, al igual que en el tipo, insisto en un color verde hierba.
         Willie Turnbull solía decir que los verdes eran juzgados dos veces, una en el tipo, y otro examen aún más detallado por ser de color verde. La mejor manera de conservar ese hermoso color verde es no mezclar los pájaros amarillos claros del color del botón de oro del ranúnculo con los verdes, que tienen un fondo de color amarillo limón, ya que esto se percibe en las partes claras de las aves muy manchadas.
            


Siempre he dicho que puedo decir cuáles de mis pájaros son abigarrados de mi línea clara y cuáles de mi línea oscura o unos cien metros. Hay un poco de exageración en esta afirmación, pero realmente el color de fondo amarillo básico es diferente en las dos líneas, es decir que es amarillo botón de oro o es amarillo limón.
         Una vez leí en un libro antiguo de canarios que en un ave pintada el verde tenía que ser de color “hierba verde” y que el amarillo debía ser “botón de oro amarillo” ¡Imposible! El autor, como otros muchos autores de libros de canarios, no se basó en la experiencia, ni propia ni ajena. En mis verdes también determino con relativa facilidad el sexo de los jóvenes, ya que los machos son un poco más largos y menos redondeados.
 
 También las líneas melánicas de los flancos no están tan bien definidas en los machos como en las hembras.

         POSICIÓN – TRANQUILIDAD.
         Este apartado todavía puede ser un problema con los Fifes. Son más activos que la mayoría de las razas de canarios y son más propensos a ponerse nerviosos cuando están delante del juez. Tienen también desventaja a la hora de ser calificados como mejor pájaro de la exposición ya que por ejemplo los Glosters tienen la seguridad de una jaula-caja cuando son enjuiciados por varios jueces a la vez.
         Mi experiencia con las razas más grandes de canarios y con las que tienen más plumas me dice que son más tranquilas y estables cuando se meten en la jaula de exposición. Mis canarios Border son mucho más tranquilos que los Fifes cuando los pongo en las jaulas de entrenamiento y tardan menos tiempo en tranquilizarse y tomar su posición. El carácter activo del Fife es una de las razones por las que un pájaro que opte a premio necesita un poco de redondez adicional en la parte trasera, redondez que desaparecerá en cuanto esté frente al juez.
Algunos Fifes tienen un temperamento más tranquilo y normalmente suelen ser  hembras.
Recuerdo un año, en la década de 1990, en que Roy Fox presentó una preciosa hembra que obtuvo el primer premio en la Exposición Nacional. En el momento en que se inauguró la exposición el pájaro se había venido abajo. Aquellas personas que no habían visto el ave en el momento del enjuiciamiento, y yo era una persona que lo había visto, estarían preguntándose en qué estarían pensando los jueces para darle el primer premio. Incluso un Fife bien entrenado es susceptible de defraudar en ocasiones, por lo que nunca se debe criticar al juez si no se estaba presente en el momento en que se hizo el enjuiciamiento.
CALIDAD.
Algunos Fifes, como otras razas de canarios, tienen una calidad global que va más allá de los puntos importantes que he enumerado. Puede ser la calidad de la pluma, el brillo del plumaje, el movimiento o la posición de las patas cuando está sobre la percha. Sea lo que sea es evidente que algunos pájaros se deben considerar al hacer la selección final, y en particular cuando se trata de hermanos que tienen la misma cualidad.
Una vez que he evaluado a todos mis pequeños Fifes con estos criterios, decido con cuales me voy a quedar. Algunos se conservarán para la cría, otros para presentar en los concursos. Estos últimos se colocan en jaulas individuales y se comienza su entrenamiento. El resto vuelve a las jaulas de vuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada